El amor es algo que hace click.
Algún día, a veces sin que te enteres, sin que lo hayas planeado o planificado, el amor hace click, y funciona.
En una vida de clickclickclick, que es la normalidad para un fotógrafo, llegar a apretar el botón en el momento en el que vuelves a ver esa chispa, ese elemento que hizo y hace que todo funcione y fluya, es un privilegio y una gran emoción.

Continue reading →